martes, 16 de marzo de 2010

AÍN-PICO DE ESPADÁN 1.083 m. Castellón.

Fecha: 14-3-2010
Participantes: 2
Distancia: 13,2 km. (ida y vuelta, incluida visita al castillo)
Tiempo: 4 horas (ida i vuelta) aproximadamente.
Dificultad: Media a baja.
Cartografía: 29-25 (640)
Recorrido: Aín-Molí del Arc-Coll de La Ibola-Pico de Espadán-Coll de La Ibola-Castillo de Aín-Aín
Acceso: Desde la Autovía Mudéjar, A-23, a la altura de Segorbe tomamos la carretera CV-200 que pasa por Castelnovo en dirección a Almedíjar, y nos lleva hasta Aín.
También por la N-340, en Nules, tomando la carretera CV-10 que pasa por Villavieja hacia Betxí, tomamos el desvío que nos lleva a Artana, Eslida y Aín por la CV-223.
Recomendaciones: Llevar agua suficiente, calzado cómodo de montaña y protección para el sol. Callejear por Aín supone un regalo para el visitante.

El Parque natural de la Sierra de Espadan es un paraíso para el senderista. Este parque fue declarado el 29 de septiembre de 1998. Esta ruta transcurre por el corazón del parque.

Comenzamos la ruta en Aín, población de origen árabe, con un núcleo urbano muy cuidado, en el que destaca la combinación del blanco con el azulete que rodea puertas y ventanas. Calles empedradas que mantienen su estructura originaria, evocando un pasado morisco.

Buscaremos la ermita del calvario, para a continuación adentrarnos por el Barranc de la Caritat, siguiendo las aguas del río Anna. Pasaremos por un antiguo molino conocido como Molí del Arc, emblema de uno de los oficios del pasado. En el exterior podemos ver alguna de las muelas que formaban parte de la maquinaria.

Siguiendo el camino entre vegetación de ribera y alcornoques, que acompaña parte del sendero GR-36, llegaremos a un desvío a nuestra derecha. Esta senda nos llevará hasta el “coll de La Ibola”, justo donde cruza con la carretera CV-200 que va hacia Almedíjar. A partir de este punto, la senda asciende gradualmente pasando entre pinos resineros (Pinus pinaster) y alcornoques (Quercus suber) principalmente.


En nuestro ascenso hacia el pico, pasaremos por una construcción de piedra, se trata de un antiguo aljibe que recogía las aguas de la lluvia.

Una vez llegamos al pico, podemos disfrutar de increíbles vistas, desde el Mediterráneo hasta las sierras de Gúdar y Javalambre a lo lejos, y la cercana Sierra de La Calderona.

En nuestro camino de vuelta, se puede hacer un pequeño desvío y acercarnos a ver los restos del castillo del Aín, donde todavía quedan algunas paredes de piedra, un torreón cilíndrico y una torre vigía a pocos metros.


La vegetación de la zona resulta muy interesante, debido a las formaciones geológicas con suelos de rodeno, de gran porosidad. Predominan los alcornocales y pinos rodenos con gran cantidad de arbustos mediterráneos, como las jaras, cantueso, romero, tomillo, Rusquillo… En las zonas más húmedas, veremos diversos helechos como el Polypodium cambricum, Ceterach officinarum y Asplenium onopteris. Abundan las esparragueras. También podemos encontrar alternancia con suelos de material calizo, donde podemos ver el pino mediterráneo (Pinus halepensis)

En algunas zonas nos podemos encontrar con árboles asilvestrados originarios de antiguos cultivos como olivos y almendros. En algunos municipios de la zona, la extracción del corcho supone parte de los recursos de la zona. Es fácil de detectar en los troncos de los árboles las marcas de anteriores sacas de corcho.

En esta ocasión hemos visto bastantes lagartijas colilargas en busca del deseado sol, ya que este año tardan en aparecer las temperaturas que anuncian la primavera.

Fuentes:

http://www.cma.gva.es/contenido_ParquesNaturales/montarparques.asp?nodo=2982&idioma=C

1 comentario:

ruma2008 dijo...

Gracias por mostrar un signo de la primavera.

Desde el Lejano Oriente.
Saludos cordiales.
ruma

Related Posts with Thumbnails