miércoles, 28 de septiembre de 2011

GOLONDRINA COMÚN. Hirundo Rustica.


Ya comienzan a marcharse las golondrinas. Con la llegada del otoño se empiezan a unir a las bandadas migratorias buscando zonas más cálidas hacia el Sur. El próximo año las volveremos a recibir cuando pasados los fríos entre la primavera.

Pertenece a la familia Hirundinidae. Ave presente en toda Europa durante la época estival. Es muy frecuente verlas con sus vuelos rasantes, cazando insectos. Cumplen una misión muy importante, ya que los mosquitos forman parte de su dieta.  Las podemos ver tanto en zonas urbanas como en zonas rurales.

Los nidos los construyen debajo de los balcones, en aleros, cornisas, cobertizos abiertos al exterior, cualquier lugar que les permita instalar el nido, con barro y paja en forma de taza. Suelen poner de 4 a 6 huevos, haciendo de 2 a 3 nidadas entre abril y agosto. Sus vuelos rasantes también los aprovechan para recoger el barro de los charcos, con el que construyen sus nidos.

El canto es muy característico, con esos chirridos seguidos que dan. Las alas son largas y finas. La parte superior de color negro-azulado, al igual que la banda pectoral. La parte inferior es de tonos blanquecinos manchados de tono melocotón. La zona inferior del cuello es de color rojizo como el óxido del hierro.

Puede que unos de los versos más bellos de la poesía castellana, sean los que Gustavo Adolfo Bécquer creó hablando de las golondrinas


Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y, otra vez, con el ala a sus cristales
jugando llamarán;
pero aquéllas que el vuelo refrenaban
tu hermosura y mi dicha al contemplar,
aquéllas que aprendieron nuestros nombres...
ésas... ¡no volverán!

Fuentes:

-  Hume, Rob; 2002; Guía de las Aves de Campo de España y Europa; Ed. Omega; Ed. 2006.

4 comentarios:

Javier 16 dijo...

Siempre he tenido la sospecha de que las golondrinas de Gustavo eran aviones comunes, lo digo por que es más habitual que éstos últimos aniden en exteriores de edificios urbanos.
De todos modos, los aviones y vencejos también se irán pronto. Bueno, los vencejos comunes ya se han ido, sin embargo los reales todavía se dejaban oir este sábado pasado en mi pueblo. Cuánto los echaré en falta.

Saludos.

Fernando J. Feliu dijo...

¡Hola Javier!, no sé si Gustavo distinguía a las aves, aunque las golondrinas sí suelen colgar nidos debajo de los balcones en los edificios urbanos. Hasta las próxima primavera, nos quedaremos esperando la vuelta de vencejos, aviones y golondrinas. Hoy he tenido la suerte de ver tres flamencos en la Marjal del Moro, cerca de Sagunto.

Muchas gracias por participar con tus comentarios.
Un saludo.

teca dijo...

Aqui no Brasil é muito comum as andorinhas fazerem seus ninhos em telhados, em lugares externos das casas, em diversos locais que conseguem penetrar.
Adorei a sua postagem, Fernando, porque tem fotos, explicações e poesia! Lindo!!!!
Sabe, ainda esse ano, entrou uma andorinha dentro da sala onde trabalho. Ela voou por todos os cantos e depois se foi embora feliz da vida! Foi um alvoroço para tirá-la de lá. Eu gostei muito da visita dela...
Felicidades!
Beijo carinhoso.

Fernando J. Feliu dijo...

¡Hola Teca!
Es una felicidad poder contemplar estos animales, ya que se acercan mucho a la actividad humana. Los chirridos que dan, hacen sentir libertad y cundo se van con la llegada del frío las echamos en falta.

Besos.

Related Posts with Thumbnails