viernes, 26 de septiembre de 2014

El Colorado Francés - Rustrel (Provenza). FRANCIA

 
Fecha: 24-08-2014
Participantes: Silvia y Fernando.
Distancia: 8,19 Km.
Tiempo: 1 hora, 45 minutos sin contar descansos.
Dificultad: Media-baja
Recomendaciones: conviene ir provisto de agua suficiente, el calor puede resultar muy traidor. No olvidar llevar un buen calzado de montaña, gorra y protector solar. Respetar el entorno.
 

Recorrido: Parking - Mirador de Barriès - Desierto Blanco - Cascada - El Sahara - Parking.
 
Si hay una actividad que ha destacado desde hace siglos en lo que hoy es el Parque Natural del Luberón, es la extracción del ocre. Desde la antigüedad el ser humano a tratado de llegar a las entrañas de la madre tierra con el fin de extraer diversos materiales, unas veces a modo de galerías y otras a cielo abierto.
 

Esta zona conocida como el Colorado Provenzal, muestra diversas gamas de colores que han quedado a la luz del día debido a la extracción de materiales, especialmente para la elaboración de pigmentos.

 
Un ejemplo vivo es la Sociedad de Ocres de Francia, la última industria todavía activa. Creada en 1901 fue adquirida por la familia Guïgou en 1974. Los materiales extraídos van del amarillo claro al marrón, ideales para la decoración de paredes.


Este paisaje característico ha sido modelado por la acción del hombre, y a dado lugar a una industria del color.


Este recorrido se puede realizar en menos de dos horas, pero vale la pena parar a disfrutar del paisaje, del colorido, e incluso disfrutar de mancharse las manos y la cara como hacen casi todos los niños.


La ruta la podemos realizar desde la población de Rustrel, o bien podemos dejar el vehículo en un parking cercano a la zona de los ocres.


Hay diversas rutas, hemos decidido realizar aquella que nos ofrece mayor cantidad de paisajes y lugares interesantes, ya que tampoco es muy larga. Desde el parking, tomamos la senda que asciende por una pista forestal entre robles.


Llegaremos al mirador de Barrier, donde predominan los materiales con diversos tonos de blanco. Ascendiendo un poco más, encontraremos un desvío a le derecha, por la senda que transcurre por el bosque y nos acerca a los puntos más interesantes donde se pueden observar curiosas formaciones de vivos colores y donde se realizaron extracciones en el pasado.

 
Así, pasaremos por El Desierto Blanco y por un mirador que nos muestra formaciones a modo de chimeneas con múltiples tonos en rojizos y amarillentos.

 
 
Siguiendo la senda por el bosque, llega un punto en que encontramos un desvío a izquierda, que nos acerca a una refrescante cascadita, lo que se agradece cuando aprieta el calor en el verano. Volviendo de nuevo a la senda principal, seguimos la ruta y llegamos a un lugar donde predominan los ocres en tonos rojizos y amarillentos, un lugar que nos reporta a nuestra infancia permitiéndonos manchar las manos de ocre. Estos materiales, además de cubrir fachadas, también han servido para dar color a las pinturas de nuestros destacados pintores en el pasado.

 
En esta misma zona, también hay más senderos señalizados. Tras dar una vuelta por el entorno, decidimos tomar la senda de color azul, que nos llevará de nuevo hacia el parking.

 
Vale la pena visitar el núcleo urbano de Rustrel, con antiguas casas y un castillo con cuatro torreones coronando el pueblo.

 

 
En la comarca, también encontramos la población en Rosillón, que aunque es muy turística, tiene gran belleza al estar alzada sobre moles de ocre. También las minas de Bruoux en Gargas y el museo de la Aventura Industrial en Apt.
 

6 comentarios:

Teca M. Jorge dijo...

Uma área bem diferente e com detalhes que valem a pena observar... também sou adepta de pequenas paradas para ver, admirar e comentar... e fotografar, claro! ;)

Beijo.

Fernando J. Feliu dijo...

Hola Teca, ya se que hace tiempo que no escribo nada, pero ya toca volver a compartir las salidas a la montaña.

Besos.

Eduardo dijo...

Tengo que reconocer que no conocía la existencia de este lugar, y me parece muy interesante. Aquí el peque se lo pasaría bomba, eso si, después a la bañera con ropa incluida, jaja. Un Saludo

Emilio dijo...

¡Hola Fernando! Original ruta, desde luego. Alguna foto me recuerda a las Médulas de León aunque aquí parece que haya más variedad de tonos y colores.
Saludos.

Fernando J. Feliu dijo...

¡Hola Eduardo!
Es un lugar interesante, a pesar de que atrae mucho turismo. Seguro que tu peque disfrutaría, porque yo vi algunos, que parecían estatuas de ocre.

Un saludo.

Fernando J. Feliu dijo...

Hola Emilio, ya sé que hace tiempo que tengo abandonado el Blog, intentaré ponerme al día. Cierto que recuerda a las mádulas de León, la diferencia, es el tipo de materiales, aunque en ambos casos, el origen ha sido la extracción de materiales. Este tipo de lugares, es el que atraía a los pintores impresionistas, además de que muchos de los pigmentos para pintar se elaboran con estos materiales.

Un saludo.

Related Posts with Thumbnails