martes, 24 de febrero de 2009

LA MARJAL DEL MORO - Valencia


Atardecer en la Marjal del Moro. Febrero 2009

Entre la montaña y el mar, al este de la Sierra Calderona, nos encontramos con un paraíso para las aves. Dista de la ciudad de Valencia a unos 15 km. Su acceso resulta fácil, desde " L´Estany" de Puzol (Salida Autovía V-21, Puzol-Dirección Playa) donde podemos dejar nuestro vehículo y caminar por la marjal. Ubicada entre en término municipal de Sagunto y el de Puzol.

Este lugar, se caracteriza por la gran diversidad de aves, pese a su pequeña dimensión. Las aves se pueden observar con gran facilidad.

Por suerte, este humedal lleva camino de salvarse. Desde hace siglos, estas tierras se consideraban como insalubres para el hombre. Los intentos por desecarlos son innumerables. En los escritos del botánico Cavanilles, ya se hacía comentarios referentes a esta cuestión de insalubridad.

Ruta recomendada para pasear y observar aves


Este humedal, formaba parte de una extensa superficie entre Valencia y Sagunto, donde se plantaba arroz al principio y posteriormente otros cultivos, principalmente hortícolas. Por otra parte esos terrenos se expropiaron por si era necesario ampliar los ya desaparecidos Altos Hornos del Mediterráneo. Después este terreno es comprado por Generalitat Valenciana, declarando 350 Ha. como Suelo no Urbanizable de Protección Especial, dejando otras 500 Ha. para Uso Industrial. Desde 1996 en que la zona se declara ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) y LIC (Lugar de Interés Comunitario), la presencia de aves a aumentado notablemente, tanto en número como en variedad. Se ha registrado hasta la fecha 249 especies diferentes en este paraje.

En este espacio, tenemos la presencia de una especie vegetal endémica de carácter exclusivo valenciano, se trata del Limonium dufourii (Girard) Kuntze.

Un paseo al atardecer puede resultar muy agradable con el sonido de las aves. Es impresionante cómo los cormoranes , hacen sus rutas hasta aterrizar en la marjal, mientras las pardelas van saliendo al acercarse la noche. Podemos ver como desde la lejanía, sin perder su formación en delta, no paran de llegar grupos. El cormorán gigante ( Phalacrocorax carbo), ha elegido este lugar como zona para invernar.

Poco a poco, junto a las medidas de actuación, la naturaleza ayuda a recuperar el territorio. Una zona que ha sufrido completas transformaciones, puede llegar a regenerarse.

A pesar de la pequeña extensión, destacan las poblaciones de peces endémicos como samaruc (Valencia hispanica) fartet (Aphanius iberus). En otros tiempos, incluso era una de las zonas ideales para la pesca tradicional de la anguila.

Material consultado:
Related Posts with Thumbnails