domingo, 30 de agosto de 2009

RUTA DEL CARES-(PONCEBOS-CAÍN). Asturias-León

Fecha: 19-08-09
Participantes: 2
Distancia: 22 kilometros (ida i vuelta)
Tiempo: 6 horas (ida y vuelta)
Dificultad: fácil (aunque a quien no está acostumbrado a andar se le puede hacer largo)
Cartografía: Editorial Alpina . Parque Nacional de Los Picos de Europa- 2007-2008.
Acceso:Desde Oviedo por la autopista A-8, que enlaza con la N-634 hasta Arriondas, aquí nos desviamos por la N-625 y una vez pasado Cangas de Onís tomamos la carretera AS-114 hasta Arenas de Cabrales. Salimos de Arenas de Cabrales por la AS-264 durante 6 kms. hasta Poncebos.
Recomendaciones: Llevar agua, gorra y calzado de montaña. Mejor madrugar para disfrutar con mayor tranquilidad. En el mes de agosto y fines de semana cercanos al verano hay mucha gente.

A pesar de ser una de las rutas a pie más turísticas de este país (la más concurrida en el Principado de Asturias), merece la pena recorrerla al menos una vez en la vida.

Este recorrido une Poncebos con la población de Caín, suponiendo una comunicación entre El Principado de Asturias y León, siguiendo el curso natural del Río Cares. Esta ruta es la única vía de cominucación entre estos dos núcleos en los inviernos más duros cuando las nevadas son más intensas.

El camino va excavado en la roca, y en muchos casos va acompañado de precipicios. Esta senda tiene su origen en el canal que construyó la empresa Sociedad Electra de Viesgo en 1914, para la captación y conducción de Aguas hasta la central hidroeléctrica de Poncebos. El canal transcurre tanto al aire libre como a través de los 71 túneles que fueron barrenados a mano por los más de 500 trabajadores que llevaron a cabo la obra. Se perdieron 11 vidas en diversos accidentes.

Posteriormente entre 1945 y 1950, se construye la actual senda, para solventar los problemas de la antigua senda utilizada para el mantenimiento del canal. Esta obra implicaba la construcción de muros, túneles, puentes y elementos auxiliares que permanecen actualmente.

La senda se inicia en Poncebos, donde podemos dejar el vehículo y emprender nuestra ruta. Comenzamos cuesta arriba, salvando un desnivel hasta llegar a los collados. A partir de este punto, la senda resulta muy cómoda, pues es un lujo, ya que se adapta perfectamente a la curva de nivel.

El desnivel es poco más de 250 metros.
El recorrido transcurre entre túneles horadados en la roca, en sentido contra la corriente del río. Incluye también unos puentes espectaculares que nos pasan a la otra parte del cauce, superando altas caídas, como el puente del Bolín y el puente de los Rebecos.


Una vez llegamos a Caín, tenemos diferentes servicios hosteleros. Cabe la posibilidad de tomar un PR (sendero de pequeño recorrido) que en menos de media hora, nos acerca hasta Caín de arriba, por suerte todavía no contaminado de las estructuras que conlleva en muchos casos la influencia del turismo.



El Río cares excava a su paso elevadas paredes de caliza. La vegetación resulta interesante, destacando tilos, encinas, castaños, hayas, avellanos, espino albar, alisos...

Se recomienda hacer la ruta sin prisas, mirando el paisaje, disfrutando del sonido del agua, observando la vegetación, los elementos de construcción de la propia senda (mucho mejor entre semana y si es posible evitar épocas de mayor afluencia de gente). Mucha gente hace parte del tramo por hacerlo, tristemente no son capaces de apreciar lo que les rodea. Vale la pena parar en varios puntos del recorrido y estar presente.

La presencia de ganado caprino es habitual en la ruta. El ganado en el parque constituye un elemento a proteger, sobre todo cuando se tienen en cuenta especies de interés local que están en perfecto equilibrio con el medio ambiente. Por otra parte, es uno de los elementos que diversifican la economía en la zona.


Fuentes:
- Cartel informativo del Parque Nacional-Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino.
- Rodriguez Cubillas, I.; 2006; 50 Excursiones por los Picos de Europa. ;Ed. Desnivel. 1ª edición 2006.
Related Posts with Thumbnails