lunes, 10 de agosto de 2009

BARRANCO DE LOS COCIOLES-MANZANERA. Teruel.


Fecha: 9-08-2009
Participantes: 2
Dificultad: Media (Sin dificultad técnica)
Distancia: 7,7 km.
Tiempo: 1 hora 40 minutos
Cartografía: 614-Manzanera (28-24)
Recorrido: Manzanera-Fuente del Bombero-Balsa del Alcalde-Barranco-Fuente-Corral de Barruntes-Carretera de Barracas-Manzanera.
Acceso: Salida Manzanera autovía Mudéjar Valencia-Teruel.
Recomendaciones: Llevar calzado de montaña y agua. La fuente de arriba puede estar seca en ocasiones. Llevar gorra y pantalón largo para protegerse de los pinchos. Aunque no hay dificultad técnica, salirse de la senda puede implicar entrar en zonas de cortados en el tramo que va por la parte alta del barranco.


Ruta


Perfil del recorrido


Se trata de una ruta circular que comienza y termina en la Villa de Manzanera. Comenzaremos en las proximidades del Portal de Arriba, junto a la antigua muralla. Tomaremos el sendero fluvial del río Torrijas que transcurre entre huertos de regadío y vegetación de ribera. Este camino va paralelo al río y lo seguiremos, pasando por la fuente del Bombero en dirección hacia el Balneario El Paraíso, hasta llegar a un punto, donde hay que cruzar el río y encauzarse por la senda que va por dentro el barranco. (Veremos un indicador en este punto que pone Cerro Pelado, pero nosotros nos adentraremos por el barranco)

La senda en algunos momentos se hace poco visible. Transcurre al principio entre chopos, hasta llegar a una balsa antigua vacía conocida como la Balsa del Alcalde. En pocos metros, con precaución pasaremos una zona entre rocas, saltando unas pequeñas pozas que siempre tienen agua. Nos arrimaremos ligeramente hacia la izquierda buscando la senda que en algunos tramos se camufla entre la hierba, siempre sin perder de vista el cauce del barranco. Llegaremos a una zona de pastos, y por la orilla de la valla, nos acercaremos hasta saltar el pequeño cauce a veces con agua , y buscar la senda que va paralela. En parte del tramo, se integra con un camino más ancho que ha sido utilizado para labores forestales de limpieza. Sin abandonar la senda, llegará un momento en que nos encontraremos una gran piedra en medio de la senda. Este es un punto clave que no hay que perder para evitar dificultades. Buscaremos a la derecha de la piedra una estrecha senda que se adentra entre los pinos. En esta zona nos encontramos un pinar de repoblación que se plantó después de la Guerra Civil Española, a base de pino negral y pino albar.

Tras atravesar la zona de pinos, la senda pasa por un tramo de roca, se trata de una senda antigua de ganado, que en algunos momentos cuesta de ver, pero poco a poco vamos ascendiendo hacia la izquierda del barranco y encontramos de nuevo una senda muy bien definida, que no abandonaremos. En ocasiones encontraremos hitos de piedras que nos marcan la senda. Este tramo es bastante escabroso. Siguiendo la senda en sentido ascendente iremos abandonando el Barranco de los Cocioles, ya que veremos una pared de 17 metros por donde baja el verdadero cauce, encañonado desde mucho más arriba. La senda, nos llevará por un pequeño barranco abancalado hacia nuestra izquierda y sin pérdida llegaremos a la fuente. Veremos los abrevaderos para el ganado. Esta fuente, recibe agua a través de una tubería, que nace mucho más arriba, en el manantial de la Fuente del Avellano. La fuente es un lugar ideal para tomar algo, refrescarse, descansar y disfrutar de las espectaculares vistas de la Sierra de Javalambre.



Bordeando unos campos de cultivo de secano, llegaremos en pocos metros al corral de Barruntes. Allí veremos una pista forestal que desciende con bastante pendiente por un bosque mediterráneo de gran valor ecológico. Al final de la pista, alcanzaremos la carretera de Barracas, donde giraremos hacia la izquierda en dirección hacia Manzanera. Si nos queremos ahorrar una curva de asfalto, mejor tomar el tramo de sendero PR que viene de la Sima de El Paúl y cruza la carretera, pasando junto a un secadero de jamones y llevándonos de nuevo al pueblo.





Dentro del barranco, la vegetación resulta muy interesante, así encontraremos arce de Montpelier (Acer monspessulamun), guillomera (Amelanchier ovalis), cerezo de Santa Lucía (Prunus mahaleb), sabina albar (Juniperus thurifera), sabina negral (Juniperus phoenicea), espino albar (Crataegus monogyna), rosal silvestre (Rosa sp.), hiedra (Hedera helix), enebro de la miera (Juniperus oxycedrus), enebro común (Juniperus communis), pino albar (Pinus sylvestris), pino negral (Pinus nigra)... Entre las especies relícticas, hay presencia de acebo (Ilex aquifolium) y tejo (Taxus baccata). Entre las aromáticas y condimentarias, nos encontraremos con tomillo (Thymus vulgaris), salvia (Salvia lavandulifolia), espliego (Lavandula latifolia), ajedrea (Satureja montana), té de monte (Jasonia glutinosa), poleo blanco (Micromeria fruticosa).



El camino de vuelta por la pista de tierra que desciende desde el corral de barruntes, transcurre por un auténtico bosque mediterráneo donde la especie principal es la carrasca (Quercus rotundifolia subsp. ballota), combinada con el quejigo (Quercus faginea) y con el arce de Montpelier (Acer monspessulanum), con uvas de oso (Arctostaphyllus uva-ursi) tapizando el suelo en algunas zonas y madreselvas (Lonicera etrusca).




Repecto a la fauna, podemos decir que los barrancos son lugares idóneos para la observación. Hemos tenido la suerte de ver una escolopendra (Scolopendra cingulata). En el barranco también es fácil de encontrar la víbora hocicuda (Viperus latasti). Entre los mamiferos, el zorro (Vulpes vulpes) y el javalí (Sus scrofa) son los de mayor tamaño que podemos encontrar.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Madre mia, cuántos años. Si está más bonito que cuando siendo unos niños subíamos todos los años.¡Qué recuerdos....¡¡¡¡

Related Posts with Thumbnails