viernes, 11 de noviembre de 2011

PARQUE NATURAL DEL HAYEDO DE LA TEJERA NEGRA. Guadalajara.


Fecha: 31-10-2011
Participantes: Silvia y Fernando.
Recorrido: Parking-Carbonera-Mirador Pradera de Mataredonda-Parking
Dificultad: Distancia: 7,2 km
Tiempo: 2 horas ida y vuelta
Recomendaciones: Llevar agua y un calzado cómodo de montaña.

Acceso: Desde la autovía A2 Madrid-Barcelona se puede acceder a la carretera CM-1003, por diversos puntos, según desde donde vengamos. Podemos ir por la Carretera CM-101 a Humanes desde Guadalajara y luego tomar la  CM-1004 hasta Tamajón para ir por Valverde de Los arroyos. O bien, por la carretera que une Cogolludo con Tamajón, por la CM-1003 saliendo en Mandayona hasta Jadraque, luego la CM-101 que tomaremos tras pasar por Carrascosa de Henares hasta Cogolludo. Desde Cogolludo hasta Valverde de los Arroyos, Galve de Sorbes y Cantalojas Una vez en Cantalojas, no hay problema, pues tomaremos una pista forestal muy bien señalizada.

Para acceder al Hayedo de la Tejera Negra, es conveniente realizar reserva por internet de la autorización, especialmente en Otoño y en Primavera.

No existe limitación en el número de visitantes a pie al Parque, pero sí del número de plazas de aparcamiento dentro del mismo.

Por ello, para visitar el Parque en épocas de máxima afluencia de visitantes (Fines de semana o festivos de los meses de Octubre y Noviembre) es necesario hacer una reserva de plaza de aparcamiento en el Parque, a la Delegación de Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Guadalajara, indicando la matrícula del vehículo y el día que desean reservar.

El teléfono para reservar plaza es: 630 367 990. Lunes a viernes de 10:00-14:00h y 15:00-18:00h. 
La reserva de plaza de aparcamiento para el día de la visita tiene validez hasta las 13 horas de ese día, momento a partir del cual puede ser ocupada por otros visitantes. Puede hacer la reserva on line de la plaza de aparcamiento pinchando en el siguiente enlace:




Se trata de uno de los hayedos más meridionales de la Península Ibérica. Está ubicado el la Sierra de Ayllón, formando parte del Sistema Central. El Bosque de hayas es de una belleza excepcional. El microclima del lugar  y el aislamiento han permitido su conservación hasta nuestros días.

Se creó la figura de Parque Natural en 1978. Está incluido en la Red Natura 2000, como Lugar de Interés Comunitario (LIC) y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

Partiremos desde el parking por la orilla del río Lillas en busca de la conocida sendas de las Carretas. Esta senda asciende poco a poco y cuando nos descuidamos nos vemos envueltos por las hayas.


Las hayas de este bosque no son de gran tamaño, ya que hasta bien entrado el siglo XX se mantenía en la zona la actividad del carboneo.


Siguiendo la senda llegaremos a una carbonera que se ha construido para explicar este oficio ya desaparecido en la sierra. Está hecha de forma que podamos ver tanto su estructura interna como la externa.


Ya en los dominios del hayedo, el caminante habrá de atacar un último repecho que le permitirá asomarse a la pradera de Mataredonda, mirador desde el que se divisa la cima de la peña Buitrera (2.046 metros), así como todo el tapiz multicolor sobre la montaña si es otoño.


En esta zona concreta las hayas (Fagus sylvatica) son protagonistas del bosque. Otras especies como el rebollo (Quercus pyrenaica), el serbal (Sorbus aucuparia), el abedul (Betula sp.)  el pino silvestre (Pinus sylvestris), el tejo (Taxus baccata), el acebo (Ilex aquifolium), los brezos (Erica australis, Erica arborea y Calluna vulgaris), retama (Genista florida), gayuba (Arctostaphylos uva-ursi), saúco (Sambucus nigra), mostajo (Sorbus torminalis), Cytissus scoparius, Cistus laurifolius

Para ver fauna, es mejor acudir en momentos en que no haya muchos visitantes. Se puede ver mamíferos como: zorros (Vulpes vulpes), jabalí (Sus scrofa), Corzo (Capreolus capreolus), tejón (Meles meles), gato montés (Felis sylvestris), comadreja (mustela nivalis), nutria (Lutra lutra)..
Aves: Lavandera (Motacilla alba), mirlo (Turdus merula)pinzón vulgar (Fringilla coelebs), trepador azul (Sitta europaea),  herrerillo común (Parus caerulens), carbonero común (Parus major),  Chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax), buho chico (Asio otus)...


Fuentes:

18 comentarios:

teca dijo...

Tive a impressão de estar por dentro desse bosque de cores outonais magníficas!!!
Impressionante!!! A cada dia mais encantada... que beleza!!!
Uffff... chega de palavras...
Felicidades, amigo! Que a vida te presenteie em todos os momentos.
Um beijo afetuoso.

Fernando J. Feliu dijo...

¡Hola Teca!
Los bosques de frondosas, se transforman con la llegada del otoño, dando una muestra de colorido.

Besos.

Luis G. dijo...

Que preciosas imagenes nos dedicas, amigo Fernando. Se habla mucho de ese hayedo en otoño. Y ahora lo veo, gracias a ti, en todo su esplendor colorista. Son impresionantes los colores. Una paleta colosal, con tanta frondosidad. Todo un espectáculo.

Un abrazo,

Luis.

Fernando J. Feliu dijo...

¡Hola Luis!
Como muy bien acabas de decir, es todo un espectáculo de colorido, donde los árboles se funden con el suelo en esa alfombra multicolor que se forma con la caída de la hojas.Seguro que si lo visitas en alguna ocasión lo disfrutarás.

Un sabrazo.

Emilio dijo...

¡Hola Fernando!
Qué preciosidad de bosque.Es todo un espectáculo.Preciosa ruta. Como siempre el otoño mostrando su parte más espectacular.Excelente información tanto de cómo llegar como de la necesidad de pedir permiso para el aparcamiento.
Un saludo.

Fernando J. Feliu dijo...

¡Hola Emilio!
Espero que te sea de utilizad para que puedas ir algún día a este lugar mágico y maravilloso, donde todas las estaciones del año tienen su encanto.

Un saludo.

Tiocanya dijo...

Una ruta preciosa

Jose dijo...

Hola Fernando
Que preciosidad de bosques!!!

Una estampa clara y perfecta de lo que es el otoño...unas fotos bonitas de verdad...

Un abrazo
Jose
TROTASENDES BENICALAP

Fernando J. Feliu dijo...

¡Hola Tío Canya!
No hay palabras para calificar el otoño en un bosque de hayas.

Un saludo.



¡Hola Jose!
He disfrutado tanto como hace unos años cuando estuve en el bosque de hayas del Moncayo. Y no hablemos del bosque mágico de Irati que visité en otoño de 2005, ese ya es el colofón.

Un abrazo.

José Fidel Rosillo Martínez dijo...

Gracias por mostrarnos estos lugares e elustrarnos con tus conocimientos.

Me ha encantado este lugar.

Saludos.

elcamperoinquieto.com dijo...

Precioso rincon............supongo que sera de los hayedos mas surenios de la peninsula??
Si algun dia pudes subete a Navarra, la selva de Irati (el hayedo abetal mas grande de europa occidental!).
Saludos camperos.

trotasendas dijo...

Hola Fernando veo que tu también has disfrutado del otoño o mejor dicho lo estas haciendo. Este hayedo es una maravilla esperemos que se les deje crecer a sus habitantes para que dentro de unas décadas sean hayas de gran tamaño.
Yo no quiero que se acabe el otoño!!!! jejeje
Bonita entrada, saludos

Javier 16 dijo...

Bueno, se echa de menos la presencia de ejemplares viejos de hayas debido a la actividad de los carboneros pero, el impacto polícromo de toda esta selva tan tupida sobre la roca y el monte, y su altitud apreciable, hacen que nos centremos en el conjunto natural tan espectacular de este rincón tan admirable.
Bonito paseo y, envidiable ciertamente.

Saludos.

Fernando J. Feliu dijo...

¡Hola José Fidel!
Gracias por el comentario, yo también me alegro mucho cuando otros me enseñas lugares nuevos.

Un saludo.


¡Hola Campero!
Como bien has dicho, este es uno de los hayedos más meridionales de la Península Ibérica.Conozco Irati, y es una pasada, estuve en otoño del 2005 y lo más gracioso, es que empezamos a caminar en la Virgen de Las Nieves, y acabamos perdidos en una pedanía próxima a San Jean Pie de Port. Nos salió cara la broma para volver en taxi por la noche y lloviendo al punto de partida, pero valió la pena.

Un saludo.


¡Hola Trotasendas! este año me estoy vengando, ya que el año pasado no tuve otoño porque en la época clave me fui de vacaciones a Tenerife y La Palma. Aunque tengo que confesar que es interesante ver el sauzal de la Caldera de Taburiente con color amarillo o los bosques de castaños que hay por La Orotava y otros municipios del Norte de Tenerife cuando caen las hojas de cara al invierno.

Un saludo.


¡Hola Javier!
Verdaderamente espectacular, y sorprende más en zonas donde no son frecuentes los hayedos. Estos árboles pertenecen a la región botánica eurosiberiana. Pero hay zonas relícticas como ésta que se conservan gracias a tener microclimas muy concretos.

Un saludo.

Salomé Guadalupe Ingelmo dijo...

Los serbales y abedules están entre mis preferidos. No son frecuentes en los montes de Hervás. Sobre todo los primeros se esconden en lo más alto. constituyen una buena excusa para ascender. Una de las muchas. Besos.

Chomp dijo...

Preciosisimo paseo en dorado.

Un abrazo Fernado.

Anuxa dijo...

Preciosas fotos y precioso paraje,espero perderme por esas umbrias algun dia..Saludos y felicidades por el blog!

Fernando J. Feliu dijo...

¡Hola Salomé!, no me extraña que serbales y abedules estén entre tus favoritos, sobre todo por su bello otoñar, destacando sobre el resto de especies vegetales.

Besos.


¡Hola Chomp!
Puede que sea una forma de ver nuestros sueños dorados hechos realidad.

Besos.



¡Hola Anuxa!
Conociendo el tipo de actividad que te gusta, no es de extrañar que decidas un día integrarte por estos parajes tan bellos, ya que la zona es impresionante.

Besos.

Related Posts with Thumbnails