domingo, 1 de junio de 2014

CORZO (Capreolus Capreolus, L.)


Sorprende ver este animal cuando no estás acostumbrado a encontrarte con él, y más cuando lo ves como una especie en expansión. Aunque nos resulte extraño reconocerlo, el éxodo rural de los años 50, ha contribuido a la recuperación de la flora y la fauna autóctona.

Esta especie, cada vez se ve más por las Sierras de Gudar y Javalambre. No resulta extraño encontrarlos pastando el zonas agrícolas, como en este caso. A pesar de los incendios y ataques a la naturaleza, me atrevo a decir que algunas zonas están mejor ahora que hace cien años. Basta con echar una mirada a fotografías antiguas de muchas zonas rurales de Teruel, y descubrir como montes y grandes extensiones que en otro tiempo estaban desnudas por el cultivo de los bancales para cereal y la extracción de leña, actualmente están bien recuperadas y además con especies autóctonas como ocurre con muchos sabinares que están recuperando su entorno natural. Todo ello, conlleva una recuperación de la fauna autóctona. Es curioso contemplar como las laderas norte de las montañas se van recuperando de la vegetación autóctona que quedó en la parte alta.
 
Aunque la imagen no es de gran calidad, este cérvido estaba pastando tranquilamente en un campo de forraje, junto a la carretera que une la Autovía Mudéjar A-23 con la población turolense de Olba. Es la segunda ocasión que me encuentro con estas criaturas sin buscarlas. Aunque no llevaba el tele, pude hacer uso en la lejanía del objetivo normal para captar este momento y luego recortar la imagen.
En Europa se encuentra desde los 67º N en Escandinavia hasta los 36º N de la región mediterránea, a través de una franja prácticamente continua por toda Europa. Resulta evidente la expansión por el sistema Ibérico.

Pesa entre 20 y 30 Kg, tiene el hocico negro y las orejas grandes. La marca de pelo blanco debajo de la cola, lo hace muy reconocible. La cuerna tiene un asta central con una punta en la parte inferior hacia adelante y otra en la parte superior hacia atrás. La mudan una vez al año.
El celo de esta especie comienza entre julio y agosto, teniendo lugar los nacimientos entre mayo y junio del año siguiente.
 
Se alimenta de pastos naturales con alto contenido en fibra, aunque también se introduce a pastar en campos cultivados de forraje. Tiene preferencia por las áreas boscosas.


En las zonas norte de la península Ibérica, el lobo es su depredador, aunque en las zonas mediterráneas no. Suele ser frecuente también el ataque de zorros a los cachorros.
 
Fuente:
- SAN JOSÉ, C. con la colaboración de la Asociación del Corzo Español
Capreolus capreolus Corzo

10 comentarios:

Dani Alcalá Almela dijo...

Hola Fernando.

Es una buena noticia que esté aumentando la población de corzos, el otro día me dijo un colega que trabaja en la brigada forestal de Fuentes de Ayódar que vio algunos también por la zona.

Un saludo.

Teca M. Jorge dijo...

Foi uma das grandes emoções que senti quando visitei a sua terra... ter ouvido e visto este precioso animal!

Beijo.

Fernando J. Feliu dijo...

Hola Dani, me alegro de tener noticias, la verdad es que los animales se están extendiendo, yo ya tenía algo de conocimiento por una persona de Teruel. Me alegro de que estos animales se estén viendo por Espadán.

Un saludo.

Fernando J. Feliu dijo...

Hola Teca, el recuerdo de encontrarse con estos animales, es una experiencia que permanece para siempre.
Besos.

Emilio dijo...

¡Hola Fernando! Bonitas y esperanzadoras imágenes de esta especie en franca recuperaciòn. Es muy grato encontrarse con fauna salvaje en libertad y recuperando terrenos donde antaño fueron comunes.
Un abrazo.

Javier G. dijo...

Hace una semana, pude parar con el coche desde la carretera cuando vi un ejemplar macho en la orilla. Pude acompañarlo a una velocidad lenta. Aunque desconfiaba, me dejó acompañarlo un tramo de cincuenta metros. Como siempre, la cámara en casa.

Saludos y muy bellas imágenes

Fernando J. Feliu dijo...

Hola Emilio, es un lujo este tipo de encuentros, y más cuando no lo esperas.

Un saludo.

Fernando J. Feliu dijo...

Hola Javier, es curioso, pero estos animales se espantan más si apagas el motor. Da rabia no llevar cámara en estos momentos, pero hay que disfrutar del momento.

Un saludo.

RECOMENZAR dijo...

fernando recien entro y te conozco
caminando perdida esta mañana me paréante tus letras...
me gustas
un abrazo

Fernando J. Feliu dijo...

hola "Recomenzar", espero que disfrutes del Blog.
Un saludo.

Related Posts with Thumbnails