domingo, 19 de octubre de 2014

Rochers de Naye - La Perche. Montreux. SUIZA

 
Fecha: 1-9-2014
Participantes: Silvia y Fernando
Dificultad: alta
Tiempo: 2 horas 30 minutos
Distancia recorrida: 3,72 km.
Recorrido: Rochers de Naye - Sentier difficile - Grottes de Naye - Col de Bonaudon - La Perche
Recomendaciones: Llevar calzado de montaña, ropa de abrigo, chubasquero, agua y frontal. Se requiere prudencia y paso seguro aunque el sendero está muy bien equipado. Para entrar en la cueva grande, se requiere equipo de espeleo.
 
 


Acceso: Desde la estación de trenes de Montreux, tomamos en tren cremallera que nos lleva hasta Les Rochers de Naye.

En esta ocasión, decidimos tomar el tren cremallera que parte de Motreux y llega hasta Les Rochers de Naye. Este tren asciende en poca distancia hasta los 2000 metros de altitud, dejándonos junto a increibles prados alpinos.

 
Una vez en Les Rochers de Naye, decidimos visitar el jardín alpino, conocido como La Lambertia
 
.
 
Desde allí, pasamos por entre la reserva de marmotas y nos vamos incorporando en la senda que va paralela al precipicio, justo por el prado. En nuestro camino, encontramos algunas reses de ganado vacuno pastando.
 
Justo al final de la cresta,aparece a mano izquierda una senda "sentier difficile", que aunque está muy bien equipada, requiere prudencia y paso seguro. En este punto hay una clara indicación de la peligrosidad, especialmente con suelo mojado y para personas sin experiencia.



Esta senda supera un fuerte desnivel al principio. El equipamiento consta de cables de acero y escaleras metálicas con cadenas a modo de barandilla. Se trata de una senda corta, pero también con mucho encanto por las vistas.



Conforme vamos descendiendo, llegamos a un punto deonde hay una puerta que da acceso a una gruta, se trata de una de las Grottes de Naye. Al ver las indicaciones de la entrada, decidimos ebtrar unos metros, pero no seguir más, ya que se requiere material adecuado según los carteles de la entrada.


Siguiendo el descenso por los cables de acero, nos encontramos una segunda cueva, de unos 30 metros de profundidad y sin dificultad. En pocos metros, nos encontramos con una tercera, pero que se va estrechando poco a poco.



Un avez pasado este tramo, la senda no presenta ninguna dificultad, y nos lleva hasta Le Col de Bonaudon.

Una vez allí, decidimos tomar el desvío que nos lleva hasta la estación de la Perche, para tomar el tren cremallera en descenso.


Aunque la ruta es corta, hay que realizarla con prudencia y disfrutando del paisaje. Curiosamente esta ruta transcurre en algunos tramos por la frontera entre los cantones de Vaud y Freiburg.

 Vaccinium myrtillus

 Adenostyles alliariae

 

4 comentarios:

Dani Alcalá Almela dijo...

Una pasada de actividad Fernando y Silvia, lo que demuestra que en los Alpes no hay necesidad de buscar cotas muy altas para encontrar aventura.
Por cierto, una pasada también el jardín alpino de la entrada anterior.

Un saludo.

Fernando J. Feliu dijo...

Hola Dani, la verdad es que fue improvisado, ya que no sabíamos que nos íbamos a encontrar con esta senda ta emocionante.
A veces hay que dejarse sorprender.

Un saludo.

Eduardo dijo...

Hola Fernando, muy guapa la senda equipada y la cueva, aunque eso de ponerle escaleras al monte, a mi personalmente no me gusta. Un saludo

Fernando J. Feliu dijo...

Yo creo que no era necesario, que era suficiente con el cable de acero, pero eso es lo que nos encontramos.

Un saludo

Related Posts with Thumbnails