lunes, 1 de junio de 2009

LAS AGUJAS DE LAS ALHAMBRAS-MANZANERA. Teruel.

Fecha: 24-05-2009
Dificultad: media
Participantes: 2
Distancia: 4 km.
Tiempo: 1 hora
Cartografía: 27-24 (613) Camarena de la Sierra. Servicio Geográfico del Ejército.
Acceso: Por Autovía Mudéjar Valencia-Teruel, salida Manzanera. Desde Manzanera tomar la carretera de Torrijas-Arcos de Las Salinas y desviarse a la derecha a 1 km del pueblo dirección a Los Olmos y Las Alhambras
Recomendaciones: llevar calzado de montaña y agua.


Más que de una ruta, se trata de un paseo agradable por la montaña, donde el fin principal es disfrutar de las formaciones calizas tan curiosas a modo de agujas que encontramos frente al Barrio de Las Alhambras. Es posible, que el nombre venga del árabe, ya que al atardecer las agujas toman con el sol de la tarde un color rojizo anaranjado, significando "Las Rojas".


Podemos iniciar el recorrido, en la senda que encontramos a muy pocos metros a mano izquierda por la carretera que va de Las Alhambras hacia Los Olmos. En un primer momento, tendremos que pasar el río. Normalmente es posible cruzar el río por piedras sin mojarnos. Tomaremos una senda que no está en muy buen estado, y que está casi desaparecida, siguiendo en todo momento paralelos al cauce del barranco que siempre queda a nuestra derecha.


Conforme nos acercamos a las agujas, tomaremos la precaución de irnos hacia nuestra derecha. Este tramo puede resultar un poco incómodo, ya que la senda no está clara. No hay necesidad de tomar riesgos en ningún momento, buscar siempre la zona de fácil acceso. Llegará un momento que caminaremos y disfrutaremos entre dos filas de agujas y crestas de roca caliza.

La senda se suele ver bien definida entre las dos hileras de roca de nuevo, y sigue en sentido ascendente hasta llegar a nuestra máxima cota, de unos 1240 m de altitud, donde hay unos cortados que nos permiten visualizar una magnifica panorámica de la Sierra de Javalambre. Desde el punto más elevado, veremos un antiguo corral de ganado, al cual llega la senda descendiendo.

Una vez pasado el corral, cruzaremos el cauce de un pequeño barranco, y aunque la senda no se distingue muy bien, seguiremos cauce abajo, pasando junto a una aguja de piedra de gran belleza y dimensión. Poco más abajo, intentaremos buscar de nuevo la senda, pasando frente a unas vetas de arcillas de color, para tomar una senda estrecha que nos llevará de nuevo al punto por donde habíamos pasado el río.

El paisaje espectacular resulta del fruto de la erosión, apareciendo estos estratos verticales de dolomías y calizas a modo de crestas o agujas. Las arcillas y yesos que las rodean se van desapareciendo con el paso del tiempo, principalmente por el efecto del agua.

La zona está rodeada de sabinas (Juniperus thurifera) de gran belleza. Si hay algo que merece la pena mencionar, es la riqueza de vegetación rupícola destacando la floracion de la Saxifraga cuneata y la Anthyllis montana subsp. hispanica, que podemos encontrar entre las pequeñas grietas de las rocas, viviendo en condiciones extremas.

En primavera es fácil ver orquídeas por la zona, como Orchis langei, Ophrys sphegodes o Cephalantera damassonium.





















Bibliografía:
- Varios, 2006, Red Natural de Aragón. Gúdar-Javalambre nº 9, Editorial Prames, Edición 2006. (Gobierno de Aragón - Sodemasa)
Related Posts with Thumbnails